16 septiembre 2010

Bicentenario

La otra patria

(ensayo para un panfleto)


Me avergüenza la patria cuando mira
a los hijos coserse los labios de impotencia
Me duele su vasto territorio
las plumas del guerrero pudriéndose en el vientre
Esta tierra loca y baldía inundada por la ausencia
El juego amoroso de la puta
Soñar con joyas y un hombre que la luzca
Tus hijos de la chingada son tus hijos
acribillan a los pobres como reses


¿No escuchas el ruido de la historia?
En tu oreja penetra un enjambre de tábanos
y grillos que devoran el paisaje
Reconoces tu sangre indígena con asco
Patria miserable y turbia

Tus sueños de grandeza
El fracaso aserrando amaneceres
La terca mansedumbre de una víctima en la piedra
Puñal de obsidiana en la memoria.
Qué patria admite la engorda de unos
a costillas de otros que ni huesos tienen
Qué patria es ésta que amuralla las ciudades
y blinda al viajero rapaz contra el paseante
Estamos presos en los dientes mondados por la ruina


Sabes ácida y amarga
de tanto parir hijos de puta
La peor conciencia te exige que no abortes
engendros de la náusea
Te llama a alumbrar con júbilo el agravio
Te bendice ciego tonto y manso
En las impías manos que esgrimen la cruz
como filosa espada sobre el cuello
de una matriz doblada por la pena
Nos hicieron de miedo de terror y de violencia


¿Mi patria
autoritaria y vil?
Suave Patria, no eres ésta, ni esto es un poema
apenas un territorio en el que soy extraño


José A. Leyva

3 comentarios:

SILVIA dijo...

¿Noto cierto rencor tal vez?
O quizá tan sólo la impotencia de ver como se va todo al garete. No se...
Un abrazo!!!

.. Âtipicä Mäddië.. dijo...

Muy bueno con un sentimiento muy original para plasmar.

..Historias cortas de.... dijo...

Expresión, eso es lo que haces.