30 abril 2009

Cuento Infantil

Una mañana el Príncipe Azul se resolvió sobre su estatus social. Hizo mella en él los rumores del Palacio que ponián en entredicho su sexualidad. Decidió casarse.

Cabildeó entre su corte sobre las potenciales candidatas. Ahí estaba Blancanieves e incluso La Bella Durmiente. El Príncipe Azul buscó una mujer digna de su garbo social, de su impoluta moral; no cualquier trepadora social.

Visitó la casa en el campo de Blancanieves. ‘¿Te quieres casar conmigo, Blancanieves?’ ‘Claro que sí’. ‘Sólo una pregunta’, advirtió el Príncipe Azul. ¿Qué es esto?, dijo señalándose la entrepierna. ‘Este... un miembro, Príncipe Azul’. ‘Que lástima que respondas eso, Blancanieves. Adiós.’ Siguió buscando. Acercándose sigiloso hasta la Bella Durmiente le pregunta ‘¿te quieres casar conmigo?’, al tiempo que la despierta con un delicado beso. ‘Claro que sí, Príncipe Azul’. ‘Bueno, sólo contéstame esto’. Bajando el cierre de su bragueta mostrándoselo pregunta: ‘¿Qué es esto Bella Durmiente?’ ‘Pues un pene, mi Príncipe’, contesta relajadamente. ‘Joder con estas mujeres modernas’, murmura con decepción el Príncipe Azul.

Después de mucho caminar toca en la casita de Heidi. No quiere perder ninguna oportunidad. ‘Heidi, ¿quieres casarte conmigo? ‘Mhm. Está bien’. ‘Sólo dime qué es esto, Heidi’, advierte con hastío el Príncipe Azul. Al sacar su pene Heidi siente el rubor subir por su rostro, titubeante responde: ‘Parece... como... un champiñón, Príncipe Azul’. ‘Ah, excelente’, exclamó el Príncipe Azul satisfecho por la femenina ingenuidad de su ahora prometida.

La boda es maravillosa. Digna de un relato de princesas. Al quedarse solos el Príncipe Azul toma con delicadeza el talle de Heidi, la conduce hasta la recámara real. ‘Querida, ahora sí puedo hablarte directamente’, le susurró al oído al tiempo que se quitó el pantalón. ‘Esto no es un champiñón, pequeña. Es un pene’. Heidi contesta: ‘Ni madres! ¡eso es un champiñón! ¡para verga la de Pedro!

26 comentarios:

DIANA dijo...

Hubieras escrito sobre el tema de moda...no?...claro desde tu perspectiva...
Este chiste hace muchisimo que circuló por la red...jaja

Por cierto..sabes...ahora que ya se legalizó el uso de droga para consumo individual, tengo varias ideas...

Besos!!

J. Carlos Seguin Romero. dijo...

Hahaha. Siempre supe que Pedro y Heidi tenían una aventura, pero sospechaba más del abuelo de Heidi...

En fin, nadie canta tan gratamente. Te ofrezco llevar la pelicula a Disney (versión RED TUBE) ganaremos mucho dinero con los pederastas catolicos que estan saliendo a flote. Le falto un jodido musical a tu historia, lastima que no podamos expresarlo.

Raquelle dijo...

hahahahahaha =)
me puso taaaaan de buen humor, debo darte las gracias son esos pequeños detalles los que hacen que mi día sea extraordinario.

Gracias por dejar tu comentario en mi blog, ese texto es una pequeña inspiración. Resultado de mi dolor, me gustaría poder escribir como antes, sin embargo ahora no es posible.

En fin, ya te extoy siguiendo.
Que tengas un excelente día.
Raque

Flor de Loto dijo...

oO ohhhhh!!! pobre príncipe, doble decepción!!!!

Tu cuento me recordó un poema de Alfonsina Storni "tú me quieres blanca" te dejo un mini pedacito:

Y cuando las carnes
Te sean tornadas,
Y cuando hayas puesto
En ellas el alma
Que por las alcobas
Se quedó enredada,
Entonces, buen hombre,
Preténdeme blanca.

Gracias por seguir pasando por mi blog!! feliz día del niño :D

yoli dijo...

jajajajaja muy bueno este cuento.
Se lo contaré a mis hijos antes de dormir XD (cuando los tenga, si los tengo... sino a los hijos de mis amigos XD)

Y es cierto, mejor regalar macetas que flores muertas... pero bueno, es más que nada que si me regalan flores muertas no me siento tan culpable... ya que si me regalan macetas no tardarían mucho en morir de todas formas...

Gracias por tu comentario ;)

Eco dijo...

Genial, simplemente genial.

satira dijo...

jajajajaja

Yelitza dijo...

ajjajajajajaja, me encata ese humor negro que siempre percibo en tus textos, lo seguimos leyendo indigente.

la comandanta.

Señorita Morfina dijo...

jajajajaja ya lo había leído, pero en lugar de Heidi y Pedro eran Caperucita y el Lobo XDD

¡que cuentecito tan infantil! ;D

saludos...

rOo RAMONE dijo...

jajajajajajaja

aLba (*) dijo...

digno de un cuento de princesas jeje

Franelì dijo...

jajajaja... no me esperaba el final, me causó gracia xD
pobre heidi, ni que ella lo hubiese elegido

Ela dijo...

El pobre príncipe...Hubiera pensado en la posibilidad de encontrar en la respuesta del champiñón una indirecta hacia la potecialidad de aquel pene para causar alucinaciones.De esa manera hasta lástima habría sentido por el príncipe feliz y sus joyas.

Meryone dijo...

jajajaja

no lo conocía

hay un escritor catalán que tiene desmitificaciones de cuentos de hadas y príncipes azules muy por el estilo: se llama quim monzó (y, tener, tiene más cosas)

besos

Luisz dijo...

Jajajajaja, lo que faltaba !!

Chingón ...

Rosaura dijo...

muy bueno! te espero en mi blog otra vez

Mar dijo...

¡Eso ya lo habías posteado!

Pero...
Me gustó cómo lo redactaste.
Siempre es chido leerte.

Mar dijo...

Por cierto...

¿Volverás a postear con frecuencia otra vez?

David M. dijo...

Que graciosito!

Kare dijo...

Mierda!!! Niños...
jejejeje
Saludos

ele* dijo...

este chiste es muy viejo, aún así continuo riéndome con él.

Hannah dijo...

PIRUJO!!!!
jajajaja

Ya ví... no soy la unica con quien coqueteas.

Marta Simonet dijo...

Plas,plas :)

Mars dijo...

Pedro es el perro. ¿No?

Jajajaja.

Mar dijo...

Jajajá.

¡Ya te cacharon!

oNDSKa FLiCKa dijo...

Lobo estas ahi?

oye ya se extrañan tus letras, espero todo valla bien contigo y los que quieres.

Por cierto, creí haber comentado este post, quizá fue en mi realidad alterna, comos ea, ya escribe si?